2015

Y, de nuevo, aquí estamos: en la recta final del año. Y, de nuevo, aquí estoy yo con mi lista de las mejores canciones de este loco, convulso, violento y cambiante 2015. Como siempre digo, os faltará algún tema y puede que no estéis de acuerdo con todas mis elecciones, pero… Lo he hecho lo mejor que he podido y con mucho cariño y algo de ayuda de mis amigos musiqueros, que no dejan de enseñarme bandas y canciones increíbles. Muchas canciones no han pasado por mis oídos o no me han enganchado, pero puede que a lo largo del 2016 lo hagan y entonces aparezcan en mi lista dentro de 12 meses. Estad atentos (o pasaos por aquí de vez en cuando).
Y un año más las canciones vienen en orden alfabético (y todos contentos). Gracias por adelantado a todos los que os paréis a echar un vistazo a la lista y al blog y, ya sabéis, estoy abierta a sugerencias y críticas constructivas. Creo que en esta lista traigo bastante variedad dentro de lo que son mis gustos, así que espero que os guste. Por cierto, podéis escuchar la playlist entera y del tirón en Spotify.

Y allá vamos…

  1. 51 Grados – “Tamiz” (“Miedo”, 2015)
  2. And So I Watch You From Afar – “Redesigned A Million Times” (“Heirs”, 2015)
  3. Anti-Flag – “Fabled World” (“American Spring”, 2015)
  4. Backyard Babies – “Never Finish Anythi” (“Four By Four”, 2015)
  5. Bad Seed Rising – “Bad Seed Rising” (“Bad Seed Rising”, 2015)
  6. Bala – “Human Flesh” (“Human Flesh”, 2015)
  7. Baroness – “Shock Me” (“Purple”, 2015)
  8. Bely Basarte (feat. Rayden) – “Vía De Escape” (“Si Quieres, Pierdes.”, 2015)
  9. Butch Walker – “Chrissie Hynde” (“Afraid Of Ghosts”, 2015)
  10. Chelsea Wolfe – “Iron Moon” (“Abyss”, 2015)
  11. Danko Jones – “The Twisting Knife” (“Fire Music”, 2015)
  12. The Darkness – “Open Fire” (“Last Of Our Kind”, 2015)
  13. Dead Sara – “Radio One Two” (“Pleasure To Meet You”, 2015)
  14. The Diesel Dogs – “Everything” (“Everything”, 2015)
  15. Dustin Kensrue – “Gallows” (“Carry The Fire”, 2015)
  16. Eagles Of Death Metal – “Complexity” (“Zipper Down”, 2015)
  17. El Kanka (para mi gusto mejor con él solo que con Boza)  – “Vengas Cuando Vengas” – (“El Día De La Suerte De Juan Gómez”, 2015)
  18. The Electric Alley – “Get Electrified!” (“Get Electrified!”, 2015) 
  19. FIDLAR – “40oz. On Repeat” (“Too”, 2015)
  20. Foo Fighters – “Saint Cecilia” (“Saint Cecilia EP”, 2015)
  21. Frank Turner – “Get Better” (“Positive Songs For Negative People”, 2015)
  22. Ghost – “Cirice” (“Meliora”, 2015)
  23. Glen Hansard – “Her Mercy” (“Didn’t He Ramble”, 2015)
  24. Grande Royale (feat. Karolina Sköld) – “Get Out Of My City” (“No Fuss- a piece by resolute men”, 2015)
  25. The Hives – “Blood Red Moon” (“Blood Red Moon”, 2015)
  26. Imperial State Electric – “All Over My Head” (“Honk Machine”, 2015)
  27. J.D. McPherson – “Let The Good Times Roll” (“Let The Good Times Roll”, 2015)
  28. Jesse Malin – “Addicted” (“New York Before The War”, 2015)
  29. Kurt Cobain – “And I Love Her (Beatles cover)” (“Montage Of Heck: The Home Recordings”, 2015)
  30. La Maravillosa Orquesta Del Alcohol – “Hay Un Fuego” (“La Primavera Del Invierno”, 2015)
  31. Lilith – “El Muro” (“Leche De Rock”, 2015)
  32. Mark Ronson (feat. Bruno Mars) – “Uptown Funk” (“Uptown Special”, 2015)
  33. Mastodon – “The Motherload” (“Once More ‘Round The Sun”, 2014)
  34. Millencolin – “Bring Me Home” (“True Brew”, 2015)
  35. Ming City Rockers – “I Wanna Get Out Of Here But I Can’t Take You Anywhere” (“Ming City Rockers”, 2015)
  36. Minor Empires – “If I’m Gone” (“United States Of Emergency, Vol. 1”, 2015)
  37. Muse – “Psycho” (“Drones”, 2015)
  38. nûk – “Release” (“The Surface”, 2015)
  39. Prima Donna – “Pretty Little Head” (“Nine Lives And Forty-Fives”, 2015)
  40. The Rebels – “Always Now!” (“Always Now!”, 2015)
  41. Red City Radio – “Two Out Of Three Ain’t Rad” (“Red City Radio”, 2015)
  42. Rival Sons – “Electric Man” (“Great Western Valkyrie”, 2014)
  43. Royal Republic – “When I See You Dance With Another” (“Weekend Man”, 2016)
  44. Sexy Zebras – “Búfalo Blanco” (“Hola, Somos Los Putos Sexy Zebras”, 2015)
  45. Sia – “Bird Set Free” (“THIS IS ACTING”, 2016)
  46. The Temperance Movement – “Tender (Blur cover)” (“Up In The Sky/Tender”, 2015)
  47. Toundra – “Kitsune” (“IV”, 2015)
  48. Turbonegro – “Hot For Nietzsche” (“Hot For Nietzsche”, 2015)
  49. Vintage Trouble – “Run Like The River” (“1 Hopeful Rd.”, 2015)
  50. Von Hertzen Brothers – “New Day Rising” (“New Day Rising”, 2015)

“Leche De Rock” de Lilith

La vocalista de Lilith, Agnes Castaño, ya nos contó en la entrevista que le hicimos el año pasado un poco sobre lo que iba a suponer su nueva referencia, “Leche De Rock”. De entrada iba a ser el fin de una era; de una trilogía compuesta por “No Te R.I.N.Das” y “Sal Si Puedes”; y la parte más madura de su vida musical (aunque el término “madurez musical” pueda sonar a tópico). El caso es que después de varias escuchas a su “Leche De Rock” puedo decir que sí, que definitivamente el disco suena maduro y diferente de todo lo que han hecho; más centrado esta vez en la decepción, las relaciones y el paso del tiempo. Lilith han pasado, sin abandonar su carácter y su frescura, de un estilo desgarrado más similar a nuestro sucio y directo rock patrio a un rock algo más elegante, elaborado y quizás más cercano instrumentalmente al hard rock que podemos encontrar fuera de nuestras fronteras (sobre todo al rock escandinavo). Si ha sido algo buscado o no, o si es cosa mía, no lo sé; el caso es que noto una evolución importante y eso me hace sentirme encantada de que este nuevo disco vaya a ver por fin la luz.

“Leche De Rock” comienza con “El Muro”, primer tema presentado por la banda a principios de esta semana. Aquí escuchamos a una Agnes igual de guerrera y crítica que de costumbre. He de decir que este tema me recuerda bastante al estilo de Turbonegro y junto con otras cosas del disco, es por esto que digo que parecen haberse basado bastante en el rock del norte de Europa para producir y componer este trabajo. Las guitarras suenan verdaderamente potentes y crean una atmósfera que nos harán venir arriba desde el primer segundo. Seguimos con “Miénteme”, muy melódica y con un estribillo de lo más pop y que da paso a “Entre Líneas”, una melancólica balada (aunque no tan lenta como puede parecer en su inicio) que ya habíamos escuchado en acústico hace unos años y que, para qué negarlo, es mi debilidad. La letra me parece de lo mejor que ha escrito la banda, aún con los cambios que han introducido para la versión de estudio. Después de este corte nos encontramos con una rockerísima versión de “Por Qué Te Vas” que contrasta completamente con la que solía cantar la dulce e inocente Jeannette en su día. Seguimos con “Pasado”, donde, entre otras cosas, nos hablan del poder de la música para evadirse e incluso cambiarnos la vida (mencionando a las figuras de Jim Morrison y Kurt Cobain – éste último parece ser un personaje recurrente en las canciones de Lilith -). El siguiente tema es “Payaso”, que ya nos presentaron anteriormente y que nos puede recordar más a todo lo que han hecho Lilith musicalmente hasta ahora. Es una canción furiosa, divertida y con una letra estupenda, cantada con un sentimiento y una fuerza que sólo alguien como Agnes Castaño es capaz de derrochar. Continuamos con “Peter Pan”, con esa instrumentación que te golpea y que suena más sucia gracias a ese bajo y esos arreglos tan Misfits; y con “Ángel”, una canción grunge, con ese característico estilo repetitivo, oscuro y oscilante. “Porros” es un tema punk sobre la adicción y la dependencia, comparando el amor con las drogas. Le sigue “Bola De Fuego”, quizás la mayor sorpresa que me he llevado escuchando este disco. Es pegadiza, sexy, gamberra y muy divertida con esa base tan “My Sharona” y ese estilo powerpop tan refrescante. “Nuevo Orden”, con su riff a ratos se acerca al stoner y, apoyado en varios arreglos corales, es un canto de amor a la música rock (algo que nunca falta en la temática de Lilith) y precede a “El Proscrito”, un tema extraño y siniestro, y que yo me he tomado la libertad de interpretar como una crítica hacia la escena política o, en definitiva sobre lo que dice su moraleja: “quien mal anda, acaba mal”, seducido por mentiras o ansias de poder. Finalmente nos encontramos con un bonus track: “Canción De Navidad”, título de un villancico que no lo es. Es una exposición ácida sobre el mundo que nos rodea, la hipocresía, el falso refugio que supone la cultura pop y todo lo que va mal en general.

En definitiva, “Leche De Rock”, es el broche final de una etapa. Nos habla de los temas que suele tocar este grupo: el desamor, la crítica social y el rock, pero esta vez visto desde un prisma más adulto, sabiendo que todo pasa por un motivo y tomándolo con más sentido del humor y con más filosofía que cuando éramos más jóvenes. Por cierto: creo que haberse decantado por Iker Piedrafita para producir este álbum ha sido todo un acierto. Ha sabido darle ese transfondo más pop a las canciones sin quitarles su identidad y su desenfado, dotándoles de este toque compacto y de la sobriedad que esta vez precisaban. Enhorabuena a todos.

lilith-portada

Miss Octubre

Miss Octubre es la nueva banda formada por Agnes y Rafa (ambos de Lilith), Alfredo Piedrafita (Barricada), Iker Piedrafita y Sergio Izquierdo (los dos de Dikers). Un supergrupo de rock en toda regla. Al parecer su primer trabajo está ya terminado a falta de ser masterizado, pero ya podemos escuchar un pequeño adelanto de una de sus canciones AQUÍ.

10415584_396608393813737_3723060578650406225_n 1501144_396762457131664_7297681216011369737_o

Descubriendo y redescubriendo 4

“Lunatic” de Kongos (2011)

236799.20120110032509.largeKongos es una banda sudafricana formada por Dylan (voz y bajo), Daniel (guitarra y voz), Jesse (percusión y voz) y Johnny (acordeón, teclados y voz), los cuatro hermanos Kongos. Nos presentan una propuesta de lo más refrescante que se encuentra entre el rock, el country y la música tribal africana, en la que dotan de especial importancia a la base rítmica y a las repeticiones. Muy recomendables, esperamos ir viendo más de ellos. Su primer “Lunatic” nació en 2011, pero ha sido relanzado este año con motivo del éxito que están empezando a conseguir en estaciones extranjeras. Tiene pinta de que van a dar que hablar.

“The Datsuns” de The Datsuns (2002)

datsuns
Discazo de rock enérgico y desenfadado donde los haya, dos adjetivos fáciles de identificar con el bajista y vocalista de la banda, el incombustible Dolf De Borst (ahora también le podréis encontrar en Imperial State Electric). De momento es el álbum que más he escuchado de los neozelandeses y he de decir que no me cansa y que podría pasarme la vida bailando al ritmo de “Lady” o “Harmonic Generator”.

“¿Quién Nos Va A Salvar” de La Maravillosa Orquesta Del Alcohol (2013)portada800(1)

Uno de los mejores discos nacionales de los últimos años, en mi opinión. Estos burgaleses cada vez están sonando con más fuerza y no son pocos los motivos: la originalidad con la que han tratado su instrumentación y estilo, sus letras sencillas pero contundentes, lo duro que están trabajando y esa alegría que te contagian en cada concierto. El disco me va ganando con cada escucha y en directo cada vez me cautivan más. Un gran acierto haberse decantado por su lengua materna después de sus inicios anglosajones (y pocas veces me atrevo a decir esto).

“Hey! Hello!” de Hey! Hello! (2013)a3910608219_10

Aunque ya había oído algo de The Wildhearts no fue hasta hará poco más de un año que empecé a escucharlos más, quizás debido a que me di cuenta de que, en cierto modo, si no sabes un poco sobre Ginger Wildheart es como si no supieras nada. Y es que el tío está en todas partes. Eso sí, en todas las partes donde HAY que estar. Tan querido y admirado es que puede permitirse trabajar en un millón de proyectos a la vez y Hey! Hello! es uno de los últimos, en el que cuenta con la cantante Victoria Liedtke y en el cual saca quizás su faceta más pop pero sin dejar de parir temazos impresionantes como… Cualquier corte, sin más. Discazo.

“No Te R.I.N.D.as” de Lilith (2007)Lilith-No_Te_Rindas-Frontal

Pocos son los grupos con vocalistas femeninas que aguanto, entre otras cosas porque la mayoría están liderados por féminas que parecen tener miedo a desgañitarse sin la técnica adecuada, porque no me transmiten nada o me parecen una imitación de las Runaways (que eran muy buenas, pero “ya están inventadas”) o por el simple motivo de que no dejan de recordarnos eso, que son chicas, que es una banda liderada por una chica o que es un grupo de “rock femenino”. Que siguen habiendo diferencias. Iros a la mierda. El rock es música, no es algo masculino o femenino, no entiende de eso como no entiende de raza ni de política (o en mi opinión no debería de entender de esas cosas sino simplemente ser un medio de expresión y cuanto más no recordemos lo que nos diferencia, menos estamos haciendo porque haya igualdad. No es que no sea feminista, es que paso de las estupideces). Para mí Lilith rompen con todo eso. Agnes Castaño es una gran rockera sobre un escenario, es una música más, no una chica florero que se junta con unos chicos que hacen rock. Demuestra que aquí todos tenemos los mismos huevos u ovarios para hacer lo que nos apasiona. Por esto y por otras cosas éste, su primer disco, causó un gran impacto en mi persona desde la primera escucha. Pura crítica, adrenalina y sobre todo rock en estado puro es lo que encuentro en este disco, en canciones como “No”, “El Banquete” o “Casada”, que ya han dejado una imborrable marca en mí.

Entrevista a Agnes Castaño (Lilith)

El pasado viernes 14 de marzo tuvo lugar en Madrid el FeMetal Fest, festival que tuvo en su cartel al grupo de rock Lilith. Aprovechamos la oportunidad para pasar un rato charlando con su cantante, Agnes Castaño, poco después de su prueba de sonido y tras su experiencia en acústico el día anterior junto a Alfredo Piedrafita. Nos contó las últimas novedades de la banda y nos habló de corazón de su música, de todos sus proyectos, de la situación del rock en España y de cómo se lleva lo de ser una mamá rockera.

LILITH 9

– ¿Qué tal la vuelta a los escenarios?

La vuelta a los escenarios… Hombre, pues como te estaba contando: accidentada. ¡Accidentada! (risas). La de ayer no, ¿eh? La de ayer muy bien. La verdad es que estábamos muy nerviosos porque claro, lo de ayer era con el guitarra de Lilith, yo y Alfredo de Barricada, con el cual ahora he montado una banda. Entonces estábamos todos juntos y revueltos y haciendo un acústico con versiones, o sea, ni una cosa ni la otra. Una cosa diferente a todo. Fue un ejercicio de desnudez porque éramos dos guitarras acústicas y la voz a pelo. Y estuvo muy bien, la verdad. Llenamos todo y se quedó gente fuera porque no cabían. Fue una cosa muy chula. Hicimos algún tema de Barricada, que fue uno de los momentos más sensibles para todos, alguno de Lilith, una de Madonna, de Mecano, de Joan Jett… Muy variado.

– Me estabas contando que tienes un proyecto con Alfredo Piedrafita y también con Iker (Piedrafita, cantante y guitarrista de Dikers, hijo de Alfredo).

Sí y está el tema… Porque la verdad es que hay como mil frentes abiertos. Estamos Lilith, que vamos a grabar el disco con Iker ahora en abril, en la segunda semana de abril. Están Dikers, que también van a grabar un disco. Está luego el proyecto de Iker, Alfredo y mío, que ya tenemos casi todos los temas acabados. Nos quedan tres temas, tres letras y ya podemos grabar. Y luego lo del acústico que hicimos ayer que fue para una fiesta por el libro “Gente Simpática” de Esteban Gutiérrez, que es un anecdotario de la gira que se hizo acompañando al libro “Simpatía Por El Relato”, que era un libro de relatos escritos por rockeros, entre ellos yo. Pero de estos acústicos que estamos preparando que ayer fue con Albert (guitarrista de Lilith), pero que normalmente es con Iker, Alfredo y yo, vamos a hacer varios y es otro proyecto distinto para apoyar la venta de un libro de fotos que hizo Alfredo en el Sahara y cuyo dinero se va a destinar directamente a los campamentos saharauis. Y bueno, me habías preguntado por la vuelta a los escenarios y, ya lo ves; no sé ni por dónde voy. Estresante, duro… Lo de ayer fue un ejercicio de desnudez y lo de hoy supongo que será otro tipo de ejercicio porque yo he estado dos años fuera del ruedo por maternidad y necesitábamos un descanso. Y a parte, tal cual está el panorama… Para comerte los mocos mejor no salgas de tu casa, ¿no? Teníamos que volver y hemos dicho que venga, que volvemos ahora, pero nos lo hemos tomado con toda la calma del mundo porque yo hace un año que tuve al niño. Y nada, aquí nos llamaron (los organizadores del Femetal Fest) y como nos había quedado la espina de que en la gira del segundo disco no habíamos hecho Madrid al final. Porque hicimos el concierto de Jimmy Jazz (Madrid) un año antes, pero yo lo consideré un aperitivo y quería hacer Madrid más rotundamente. No se llegó a hacer porque estábamos cansadísimos. Hubo un escarceo que al final quedó en nada y se me quedó la espina. Y entonces nos llamaron del FeMetal Fest, las condiciones nos cuadraban y realmente nos hacía mucha ilusión venir. Y así nos íbamos quitando el polvo de encima.

– Entonces “Leche De Rock” vais a empezar a grabarlo ahora en abril. Los dos discos anteriores (“No Te R.I.N.D.as” y “Sal Si Puedes”), aunque forman parte de una trilogía, tienen sus propias identidades. ¿Qué podemos esperarnos de este tercer trabajo?

Hay un hilo conductor que es el mensaje subyacente en el disco en su conjunto de canciones. Es como una serie, pero cada capítulo, cada disco es autoconclusivo. “No Te R.I.N.D.as”, el primer disco, en el que claramente bebíamos mucho de las influencias de los 90 y del rock alternativo americano, es un disco de eso y en el que además nos venía muy bien esa estética porque como era un disco que hablaba del miedo adolescente a enfrentarse a la vida era como muy grunge, ¿no? Muy Generación X, entonces ya nos venían muy bien esas influencias. En el segundo (“Sal Si Puedes”) lo que quisimos es hacer un acercamiento al rock urbano, al estilo del rock autóctono de aquí. Invitamos a Barricada, a Reincidentes, a El Último Ke Zierre, a Aurora Beltrán (Belladona, Tahúres Zurdos), a Carlos Pina (Panzer), A Iker de Dikers… Invitamos a mucha gente que además de ser muy amigos son distintas caras del rock que se hace aquí y fue un acercamiento a eso y también fue un experimento doble; porque por un lado estaba el concepto del disco, que habla de cuando ya estás inmerso en la sociedad, ya no eres adolescente, estás trabajando, te has metido de lleno, pero a la vez la sociedad se está como comiendo tu personalidad, te está asimilando y te está alienando. Es una evolución lógica nuestra: adolescencia, juventud y madurez. Pero por otro lado en el experimento quisimos coger varias voces y varios guitarristas que tienen una personalidad muy marcada en el rock urbano, juntarlos a todos en Lilith a ver si podíamos conseguir un sonido único. Era un disco con mucha carga. Y este tercero (“Leche De Rock”) es otra historia completamente diferente. Es la evolución. Ahora sí se supone que has madurado, que llevas mucho tiempo aquí y entonces te acuerdas de que tú no eras así, de que tú eras otro. Y es “Leche De Rock” porque es una vuelta a tus raíces. Es cuando te miras al espejo, no te reconoces, has cambiado mucho y algo te dice “a ver, ¿pero yo cómo era antes?”. “Leche De Rock” es eso, el rock que has mamado, la mirada hacia atrás, una mirada de nostalgia y de intentar recuperar eso, de decir “no, yo no me he perdido, yo quiero volver a eso”. Es bastante nostálgico, tendrá los cortes típicos de Lilith. Pero es más melódico, no grito por gritar. Hay canciones en las que no grito y punto, es así de sencillo. Porque si no hace falta no hay que forzar la máquina. Hay medios tiempos, canciones de amor… Y va a sonar mal y yo ya lo sé, pero van a sonar mal las dos cosas que voy a decir: es ligeramente más pop (risas) y aquella frase tan espantosa: que es un disco de madurez. Cuando dices esto la gente piensa “están acabados”, pero me ha tocado decirla (risas).

– Pero no tiene por qué. Es el proceso lógico de las cosas.

Ya, es que es absurdo. Claro que no tiene por qué, pero yo sé que suena mal. Es como si yo te dijera que es un disco religioso, me miraríais mal. Religioso no es, ¿eh? (risas).

– De hecho tengo una amiga, Tania De Sousa, cantante de The Dispositives, con los que habéis tocado alguna vez, que dice que va a sacar un disco religioso y no sé si lo dice en serio o de coña…

Pues mira, yo estoy totalmente de acuerdo con hacer cosas que… O sea, si yo veo que alguien se echa las manos a la cabeza, allá que me voy. A tocarle los huevos a todo el mundo. Porque, ¿te has fijado que al final en esto del rock hay también un rollo talibán y encorsetado? Pero vamos a ver, nos estamos quejando de que la sociedad es superencorsetada y de que no nos dejan mostrarnos libremente como somos. ¡Joder! Y nosotros mismos luego también tenemos que ir todos de uniforme, hay unas consignas que son invariables para todo el mundo y según qué cosas son tabú y no se pueden decir. Estamos cayendo exactamente en lo mismo. Entonces ya te digo: es un disco de madurez y ligeramente pop, ala. Y lo próximo que diré es que religioso (risas).

– Hoy estáis aquí por el FeMetal Fest. ¿Qué opinas de este tipo de propuestas?

Pues es curioso lo que opino. Por un lado me parece muy bien porque reivindican la figura de la mujer en el rock y eso quiere decir que probablemente me llamen a mí entre otras. O sea, que me parece estupendo. Pero por otro lado no me gusta porque es realmente poner muy sobre la mesa que hay una diferencia. O sea, el día en el que dejemos de hablar del Día de la Mujer o del Día del Orgullo Gay o del Día de la Madre o de cualquier chuminada de estas que se inventan, entonces será el día en el que realmente todos los días esté eso presente y se cumpla a rajatabla como tiene que ser. Mientras tengamos que celebrarlo es evidente que tenemos un problema y que cuanto más hablemos de las mujeres, del poder de las mujeres y del feminismo y de todo esto, pues está claro que más complejo tenemos. Es así de sencillo. O sea, que por un lado bien porque a mí me están llamando, nos están contratando y además sé que la intención de ellos es hacer una serie de reivindicanciones justas. Entonces estoy de acuerdo y de hecho estoy aquí apoyando el festival y tocando en el festival. Pero como te digo también es un síntoma de que las cosas aún no están en su sitio. El día en que ya no tengamos que hacer estas martingadas será cuando estemos normalizadas dentro de la sociedad y sería lo deseable.

– Bueno, yo pienso que ahora mismo tú eres una persona bastante respetada en el rock en España, pero ¿esto también lo dices porque alguna vez no te han respetado como rockera?

Mira, yo te diré una cosa: no, yo siempre me he sentido muy respetada pero porque nunca he ido a un sitio pensando que soy la chica, que los demás son chicos y yo la chica. No voy así. Tampoco consiento que se me trate en función de eso. A mí todo el mundo me trata como a su colega Ramón. Es así porque no consiento chuminadas ni estupideces de ningún tipo porque no, a no ser que quiera ligar. Pero tampoco porque como ya tengo pues poco quiero (risas). No, no he tenido problemas, pero lo que sí te puedo decir es que es evidente que hay una discriminación pero ya no solamente con respecto a las mujeres, sino con el tipo de rock que hacemos algunos, incluyéndonos a los Lilith. En el momento en el que tú no haces rock calimochero no entras en ningún festival, a no ser que sea éste de la mujer. En los festivales tipo Azkena no porque van grupos de renombre guiris y alguno de aquí. En los ViñaRock, Derrame… También es difícil entrar porque a la que te alejas un poco del rock urbano y calimochero o de las bandas fusión que hacen ahora que no sé ni cómo se llaman… No entras. O vas de perroflauta o no entras.

– ¿Tan mal está la cosa?

Está mal y hay una clara intención de que o eres una copia de Marea o no entras.

– Gracias por decirlo (risas).

Es que ya hablo en plata, ¿eh? Y no quiero ofender a nadie, de verdad te lo digo. Y además es que me sabe mal hablar así porque según lo hago me acuerdo de amigos míos que son un poco así. Pero lo cierto es que pienso así y es que además es así. Y bueno, sí que hay una discriminación. Bueno, ahora que lo dices sí que recuerdo una vez, no voy a decir el festival ni nada, pero la primera vez que yo aparecí con mis medias rotas que, ya ves, es una cosa que es bastante vintage, en verdad, en un concurso, luego con los años me encontré con los del jurado, que con los años nos hemos hecho amigos… Y uno de ellos me confesó que ese concurso no lo gané porque escandalicé al personal. ¡Tía, que no enseñé nada! Pero bueno, es que, y si hubiera enseñado, ¿qué? ¿Y la gente que hace top-less en la playa? ¡No me fastidies! ¡Yo llevaba unas medias rotas! ¿Te puedes creer que no lo gané porque se escandalizaron? Entonces, a ver, ¿esto es rock o qué coño es esto? Entonces, bueno, no estoy descontenta, pero las cosas son como son.

– Está claro que siempre te van a reprochar porque hagas o porque no hagas. Nunca llueve a gusto de todos.

Y si te digo en Barcelona, ya puestos a rajar… En Barcelona me encuentro con que soy una mujer, hago rock y encima en castellano. Vamos, pleno al quince para que no toque en ninguna fiesta, ni en la Mercè ni en Gràcia ni en ningún sitio cuando yo he estado tocando en el Rock In Río, Xacobeo, he abierto para AC/DC, he girado con Deep Purple, Bryan Adams, hasta con Bob Dylan he tocado… ¿Y te puedes creer que yo no toco en las fiestas de Gràcia porque, claro, entre una cosa, la otra y la otra no estamos en el perfil de grupos que quieren? O sea, que aquí no se está valorando ni el trabajo ni la profesionalidad ni la calidad de los grupos, sino que encajen en un patrón. Es que es la polla, ¿eh? De verdad te lo digo, es increíble. Pues esa es la situación en Barcelona y yo creo que en Cataluña, pero en Barcelona es descarado. La ciudad moderna que mira hacia Europa… Si te digo hacia dónde creo que miran…

– Volviendo un poco a lo que hemos hablado al principio: la maternidad y el rock. ¿Cómo se llevan?

Mal, muy mal (risas). Ya me dijeron: “ya verás ahora cuando tengas un hijo, ya todo esto del rock, uuuf, tal…”. A ver, es muy cansado y más a mi edad, ¿eh? Eso hay que hacerlo a los veinte, como muy tarde a los treinta, pero es cansado. Además a mi me ha salido un demonio y es muy cansado y muy duro, mucho más duro que el rock, así de claro te lo digo. Ha sido tener al crío y tener más ganas de volver a esto que nunca en la vida (risas). Además de que estoy a favor de que la raza humana se extinga… Pero entonces me pongo a parir (risas) y aquí la coherencia brilla por su ausencia. Pero en fin, es duro y además ahora que me estoy metiendo en más fregaos… No sé. Durillo.

– Bueno, pero lo estás haciendo, que eso ya es importante.

Hombre, me ayudan mucho mi pareja y mi madre y además también la propia vida de rockera mía, en la que cuando estás de gira son los fines de semana. Entre semana estoy en casa y hago de ama de casa y encantada, además, porque me gusta y no tengo ningún prejuicio al admitirlo. Es un trabajo muy gratificante y muy digno. No remunerado, por cierto. O sea, que le puedo dedicar mucho tiempo a la maternidad, pero tengo conflictos con el concepto (risas).

– ¿Estás al día con la música que hay ahora?

No, es una asignatura pendiente. De todos modos te digo una cosa: los músicos conforme llevamos más años, salvo honrosas excepciones, cada vez somos más ostras. Nos cuesta más ir a ver a grupos, nos cuesta más que nos guste un grupo nuevo… No sé si es por deformación profesional, pero ya no eres capaz de sentir la música desde el modo fan, como lo llamo yo. La estás analizando y la estás diseccionando mientras la escuchas y claro, esa manera de vivir la experiencia musical no es la adecuada si quieres disfrutarla. Porque la música hay que disfrutarla desde el alma y desde los instintos, pero desde el momento en el que te pones a diseccionarla y a racionalizarla… Y una persona que se dedica a esto no puede evitar hacerlo porque es tu manera de aprender y de renovarte. Y la tendencia es que nos apetece menos y estamos menos receptivos. Yo aparte realmente no sé cómo ni cuándo porque voy de culo. Además de que voy de culo en los 90 y en los 80 había canales de televisión, programas de música, te era mucho más fácil. Ahora te buscas tú la vida por internet buscando grupos nuevos, pero, ¿qué pones? ¿Cómo lo haces? Ya no te lo están dando y te entra sólo, ahora tienes que hacer tú el ejercicio de irlo a buscar, de investigar. Hay que tener mucho tiempo y muchas ganas. Y yo sobre todo tiempo no tengo. Y ganas, relativas. Porque pierdes un poco la pasión. No todo el mundo, ¿eh? Yo te hablo de mí y de la mayoría, pero sí que sé de gente que tiene mucha inquietud y mucho interés y yo lo admiro. Cuando veo un músico ávido de otra música pienso “cómo se lo curra, ¿no?”.

– Vamos a ir acabando. A quien no haya escuchado todavía a Lilith, ¿qué le dirías de vosotros?

Pues que si está jodido que nos escuche (risas). Tengo comprobado por las cartas que me llegan que es una música muy terapéutica. Que va muy bien para la depresión y para salir de ella sobre todo o como mínimo para aceptarla y convivir con ella dignamente. Por cosas de fans que me llegan he llegado a esta conclusión. Que como con toda la música que se dejen llevar por eso, por los sentimientos, por los instintos porque eso es el rock and roll. Es instinto. Mezclado con otras cosas, pero sobre todo es instinto. Y el rock debería siempre tener ese espíritu de avidez por la vida, de querer exprimirla. Yo creo que Lilith puede transmitir esa sensación. Y sobre todo invito a todos a que nos vean en directo porque es cuando más explícito es esto que te estoy diciendo.

FeMetal Fest 2014

Ayer acudimos a la sala We Rock de Madrid con motivo del FeMetal Fest, un festival de carácter solidario (los beneficios obtenidos se destinaron al Banco de Alimentos de Madrid) en el que se combinaron la música, la danza, el arte y sobre todo el rock con la mujer como centro. La propuesta resultaba de lo más atractiva, sobre todo por el cartel de grupos con el que contó el festival: Individuo Zero, Black Rock, Everlyn y Lilith, cuatro grupos de lo más variado, los cuatro con cantantes femeninas y con propuestas de calidad.

Individuo Zero fueron los encargados de iniciar la fiesta con su rock-metal alternativo con letras en castellano y pasaron con buena nota a pesar de que el sonido de la sala no estuvo muy de su lado y aunque apenas había gente en la sala en ese momento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después de una demostración de danza alternativa (algo siniestra), salieron al ruedo Black Rock, un cuarteto de hard rock madrileño que supo cómo caldear bien el ambiente. Con más público, una buenísima puesta en escena y un repertorio de lo más enérgico se metieron al respetable en el bolsillo en seguida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después de que una espectacular bailarina nos hiciera una deliciosa demostración de danza del vientre al son de “Nothing Else Matters” de Metallica, les tocó el turno a Everlyn, una de las principales atracciones de la noche con su pop rock de estilo americano. Con un gran apoyo del público (sobre todo de los más jóvenes) dieron un buen show y aunque a algunos nos resulten quizás demasiado blanditos, hay que decir que tienen un directo bastante bueno.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Finalmente llegó la hora de que Lilith salieran a quemar la We Rock después de dos años alejados de los escenarios y además acompañados por Alfredo Piedrafita (Barricada). Salvajes, reivindicativos y cargados de energía se comieron la noche con patatas con su rock en castellano, poniendo broche final a la velada y prometiéndonos que volverían. Tuvimos la oportunidad de entrevistar a su cantante, Agnes Castaño, así que próximamente la publicaremos para que sepáis algo más de la situación actual de Lilith y su manera de ver la música.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para ir terminando nos queda decir que fue una gran experiencia que estamos dispuestos a repetir el próximo año si traen una propuesta tan buena como la de esta edición. Porque el rock sigue vivo y en él las mujeres tienen que tener la misma importancia y aceptación que los hombres. A ver si vamos notando la igualdad en todos los ámbitos.

Nueva canción de Lilith

Si pensabais que este grupo de rock patrio estaba desaparecido estáis equivocados. Lilith vuelven a la carga con un adelanto del que será su tercera referencia, “Leche De Rock“. Para hacernos una idea ya podemos escuchar una versión en directo de su nueva canción “Payaso“, en la que hacen gala de esa energía y actitud que les caracteriza.

856_43106186850_9848_n