Descubriendo y redescubriendo 7

“Divides” de The Virginmarys (2016)

VM_Divides_HIRES_AlbumCover-500x480Es que no sabéis el pedazo de disco que se han marcado estos ingleses. Ya me dejaron muy buen sabor de boca con su “King Of Conflict” (2013), pero es que me tienen alucinada con este nuevo trabajo compuesto por doce cortes de los cuales no sabría decir cuál no me parece un posible single. Corte tras corte, The Virginmarys plasman un rock inteligente y fresco en el que podemos intuir tantas referencias (a mí me vienen a la cabeza el corte clásico de los Hellacopters, el punk más primigenio de los Sex Pistols y el rollo alternativo de los Strokes) que al final éstas se difuminan tanto en ese paisaje musical que se acaba dando lugar a un estilo propio y de lo más divertido. Estoy deseando poder verles en directo en alguna ocasión porque tienen pinta de ser de estas bandas que ofrecen conciertos memorables.


“Knowing Me Knowing You” de MGT feat. Ville Valo (2016)

mark-gemini-thwaite-mgt-veroeffentlicht-single-knowing-me-knowing-you-mit-ville-valoVale, no es un disco, es un single. Y vale, no es un tema original, es una versión de ABBA. Pero, ¿cómo no me va a gustar? ¿Cómo no voy a hablar del asunto? ¿Cómo no voy a compartirlo con el resto de los mortales? Me encanta ABBA, me encanta esta canción y sí, Ville Valo ya me encanta lo que no está escrito. De hecho estoy empezando a cambiar mi opinión sobre los dos últimos discos de HIM que tanto puse a parir a su día… Pero como aún es pronto para hablar de ese asunto, voy a empezar por lo fácil hablando de “Knowing Me Knowing You”. Como no lo sé todo en esta vida, me he metido en la infame Wikipedia para averiguar quién es MGT. ¿Quién es? Pues es Mark Gemini Thwaite, un guitarrista inglés al que cuesta encasquetar un proyecto en particular, ya que el tío ha estado en multitud de historias: ha tocado en vivo con figuras como PJ Harvey o Roger Daltrey pasando por The Wildhearts o Combichrist; y ha estado en bandas como The Mission, New Desease, Mob Research… En serio, meteos en Wikipedia. El caso es que va a sacar su primer álbum en solitario, lleno de colaboraciones con varios artistas. A mí, personalmente, la versión de ABBA me ganó desde el primer momento (y el vídeo ya ni os cuento), así que cuando vea la luz “Volumes” (que así se va a llamar el disco) le echaré una escucha a ver si el resto de canciones me gustan tanto o más.

“Sixteen Stone” de Bush (1994)

bush-sixteen-stone-+-bonus-cd“Sixteen Stone” fue el álbum de debut de la banda de post-grunge liderada por el británico Gavin Rossdale. No sé si es el mejor disco de su carrera; lo cierto es que ninguno de sus álbumes me parece de sobresaliente por ahora, pero sí pienso que este disco es una buena muestra de lo que pueden hacer: un grunge muy nirvanero pero más limpio y pop, muy bien defendido por una de las voces más seductoras que ha dado el rock y que contiene algunas canciones que son maravillas como “Everything Zen”, “Little Things”, “Machinehead” y, cómo no, “Glycerine”, una de mis canciones favoritas, con toda su simplicidad. Puede que no sea el disco más inmediato que os pueda aconsejar, pero os aseguro que merece la pena dedicarle un tiempo porque al final consigue que te enganches a Bush, una banda que merece la pena más allá de lo que pueda parecer a pesar del hecho de que siempre han recibido menos atención que otras agrupaciones coetáneas.

“Permission To Land” de The Darkness (2003)

11599-permission-to-landSiempre me ha encantado The Darkness, pero durante el último año se han convertido en una de mis bandas favoritas. Exactamente desde el momento en el que les vi en directo en un festival. No sabéis qué energía, qué garra, qué divertido todo. Y sin intención alguna de hacer de menos a sus trabajos más recientes, tengo que destacar su “Permission To Land”, tal vez uno de los mejores discos de la primera década de los 2000. No hay una canción que no me guste o que tenga que pasar cuando lo escucho. Obviamente que engancha “I Believe In A Thing Called Love”, pero ni de lejos es la única pieza destacable del disco. Es que son todos los riffs, todos los falsetes de Justin Hawkins, esa especie de inocencia setentera que prima en la melodía de “Friday Night”, que “Love Is Only A Feeling” es un baladón de los buenos… Es que hay demasiado donde elegir. Escuchadlo y enamoraos.

“Unorthodox Jukebox” de Bruno Mars (2012)

51ZMHkqTKWL.jpgBruno Mars me ha gustado desde la primera vez que le escuché; creo que es uno de los mejores artistas que han aparecido en los últimos años. Y vale que “Uptown Funk” no es suya, pero seguro que no habría sido lo mismo sin su voz y su flow. Porque esas son las dos cosas que caracterizan a este chaval: te podrán gustar más o menos sus canciones, pero que el chico tiene un vozarrón es indiscutible. Y el buen gusto y la naturalidad con los que ejecuta sus temas y esa forma de moverse son de lo mejorcito que hay. Por todo esto yo le considero el perfecto heredero al trono que dejó Michael Jackson (creo que ya no es blasfemia hablar del asunto). Su primer LP “Doo-Wops & Hooligans” (2010) es mono, muy mono; pero creo que su segunda referencia, este “Unorthodox Jukebox” lo supera. Suena más maduro y tiene más variedad en cuanto a sonido. Que ya, que todos acabamos un poquito quemados con “Locked Out Of Heaven”, pero es buena canción y es normal que se explotara hasta el asco; “When I Was Your Man” es la típica lenta con la que lloras en los conciertos cual adolescente sobrehormonado; me encantan el rollito retro de “If I Knew” y “Treasure” y “Gorilla” me motiva a saco. Que ya sabemos que Brunito está hasta en la sopa, pero, sinceramente, ¿a quién le importa que sea comercial si nos da material tan digno como éste? Ojalá fuera así toda la música con la que nos saturan…

Anuncios

Descubriendo y redescubriendo 6

La verdad es que con este calor que está asolando Madrid cuesta bastante concentrarse y estar de humor para leer y escuchar todo lo que se te presenta. Pero voy a hacer un intento…

“Always Now!” de The Rebels (2015)

The Rebels Always Now!

Ya sabéis que no hay que juzgar un libro por su cubierta. Pues eso mismo pasa con este disco: la portada me parece horrible cuando el contenido es una verdadera pasada, con canciones redondas que te transportarán a esa época en los 90 donde salía rock brutal a porrón de todas partes (en serio, ¿en qué estaban pensando?). No comprendo que esta banda madrileña no se encuentre en la parrilla de todos los festivales nacionales de este verano. Es probablemente una de las mejores bandas del momento con su directo matador (en el que de hecho matan algún que otro instrumento) y su sonido rock, con temas pegadizos y que se podrían asimilar a lo que habría hecho Kurt Cobain si hubiera sido feliz (me siento muy cruel al decir esto). “Always Now!” es su segunda referencia y es un torbellino compuesto por diez cortes que te escuchas en un suspiro y que podrás escuchar varias veces de una sentada sin hartarte. Probablemente os suenen, ya que han sido sintonía de Moto GP dos veces y fueron teloneros de Bon Jovi en su paso por Madrid, hechos que recalcan que estamos ante una banda de calidad y que debería tener más proyección. De hecho diría que lo mejor que podéis hacer si tenéis la oportunidad es pillar entrada para algún concierto suyo y entrar así en contacto con su música.

“No Lunch” de D Generation (1996)

d-generation-14-03-15

He podido ver a la banda liderada por Jesse Malin en la edición del Azkena de este año y creo que fue de lo mejorcito del festival, a pesar de que el sonido tardase unas cuantas canciones en hacerles justicia y a pesar de que a la misma hora tocasen White Buffalo (no os voy a mentir, no tengo ni pajolera idea de qué han hecho, quiénes son y en qué lugar se enamoraron de ti, pero casi todo el mundo acabó en su escenario). Este “No Lunch” contiene todo lo que me gusta de este tipo de bandas: punk rock mezclado con muchas influencias, mucha actitud (que también se muestra en el escenario, no se queda en el estudio) y buen gusto, algo no siempre presente en bandas con toques glam, y ganas de montar follón en los conciertos. La verdad es que para mí han sido una gran sorpresa a pesar de haberles pillado un poco tarde, sobre todo porque la única faceta que conocía de su frontman era la de cantautor amigo de muchos músicos a los que también admiro. El tío es un showman como la copa de un pino y en este disco queda bien demostrado en temas como “Capital Offender”, “Frankie”, “Waiting For The Next Big Parade” y su emblemática “No Way Out”. Muy buenos para subir el ánimo cuando estás un poco enfadado con el mundo.

“The Surface” de Nûk (2015)

DcHkbzsd

He descubierto a Nûk igual que muchos: por la serie de youtube “Malviviendo”. Tras engancharme y verme entera la serie quise escuchar algo de esta banda sin dejarme llevar por mi fanatismo hacia esos entrañables personajes, tratando de ser lo más objetiva posible… Y la verdad es que me llevé una buena sorpresa. Javier Lería tiene una voz muy bonita, expresiva y potente y la instrumentación del disco no se queda atrás. El sonido está entre medias del pop y el rock alternativo y en verdad hay temas realmente buenos como el single “Release”, “Bright” o “Knock You Down” que si vinieran de una de esas típicas formaciones guiris que van al Primavera Sound probablemente sonarían en más de una radio o canal (aunque es cierto que aún les falta hacer algo más de ruido para recibir atención). Por cierto: el próximo 23 de julio pasarán por Madrid y tendremos la oportunidad de descubrir cómo se defienden en directo en la capital y la verdad es que tengo muchas ganas de comprobarlo.

“The Spade” de Butch Walker and The Black Widows (2011)

51UD0L7zsJL

Hasta ahora la faceta que más conocía de Butch Walker era la de productor de artistas como Simple Plan o Secondhand Serenade pasando por Avril Lavigne, Pink o Katy Perry. Vamos, la de productor blandito. Muy, muy blandito. No fue hasta que descubrí que está encargándose de la producción del nuevo disco de mi idolatrado Frank Turner que quise saber más de este señor. Así fue como descubrí que es un hombre con una voz y un físico muy bellos y con una carrera musical como artista nada desdeñable. Ahora está lanzadísimo con su proyecto en solitario, pero el proyecto que me ha enganchado ha sido el de Butch Walker and The Black Widows y su disco “The Spade”. Muy popular en su momento gracias al single “Sythesizers” (con videoclip protagonizado por Matthew McGonaughey) este disco es una de esas joyitas que para mi gusto han sido algo pasadas por alto en el rock alternativo a pesar de lo bien que entra desde la primera escucha con ese rollo folk tan agradable al oído y esas melodías pop tan beatlesianas. En serio, muy recomendable y para poner en bucle cuando quieras que el buen rollo domine el ambiente.

“New Day Rising” de Von Hertzen Brothers (2015)

VON-HERTZEN-BROTHERS-300x300

Tengo suerte de tener amigos que me mantienen alerta musicalmente cuando siento que mi repertorio se vuelve monótono o demasiado blando. Y uno de los últimos descubrimientos que me han hecho es esta banda finlandesa difícil de categorizar. Podría ser rock, metal, progresivo, todo pasado por una producción tan pop (en el mejor de los sentidos) que al final aparece un batiburrillo de lo más curioso y que además suena endiabladamente bien, con voces que se mezclan y armonizan como pocas veces vemos actualmente. Necesitan varias escuchas para pillarles el punto, sobre todo teniendo en cuenta que cada uno de sus discos tiene un sonido distinto, pero este último es quizás el más accesible que han lanzado hasta la fecha porque tiene de todo: desde sonidos de lo más épicos como en “New Day Rising” hasta sonidos oscuros y metaleros en “Trouble”, pasando por momentos más relajados como “Dreams”. No creo que sea una banda para todo el mundo, pero sí opino que no te dejan indiferente. La primera vez que los escuché no tuve muy claro si me gustaban o si me daban repelús: esa voz tan powermetal de Mikko Von Hertzen me sonaba sumamente extraña con esas bases poperas y ese rollo tan místico que la banda se trae en muchas ocasiones. Pero si algo tuve claro es que eran distintos. Y en esta era de música electrónica en la que todo suena tan jodida y angustiosamente igual, eso siempre se agradece como poco.

Descubriendo y redescubriendo 5

“Horns And Halos” de Michael Monroe (2013) 

horns_and_halos-23580172-frntl

No soy en absoluto una entendida en lo que a Michael Monroe o Hanoi Rocks se refiere, pero puedo decir que entiendo perfectamente que este disco haya llamado tanto la atención porque el sueco y su banda meten caña de la buena en los trece temas que componen el tracklist, que empieza de lo más fuerte con la inflamable “TNT Diet” y la simplemente maravillosa “Ballad Of The Lower East Side” (me tiene de lo más enganchada este tema). Te da lo que esperas y lo que promete: rock, hard rock, algo de glam, algún destello punk y sobre todo canciones de bastante calidad. Para qué vamos a pedir más.

5199N7ABEOL

“Neon” de Negative (2010)

Negative es uno de esos grupos que ahora parecen estar en una especie de limbo. ¿Volverán o desaparecerán sin decir nada? ¿Chi lo sa? Incógnitas a parte, Negative comenzó como una banda de glam compuesta por caras guapas, canciones más o menos decentillas y sobre todo mucha pose, mucha purpurina y atuendos de lo más llamativos. Pero estos chiquillos maduraron y eso se vio reflejado en su música, que por suerte acabó tomando más importancia que su aspecto. La evolución de sus álbumes es de lo más notable y este “Neon” es el último que han sacado hasta la fecha y en el que es evidente el crecimiento de la banda (a pesar de que el número de componentes se viera algo reducido). Jonne Aaron deja claro en este disco que como vocalista tiene poco que envidiarle a paisanos suyos más famosos; y que compositivamente aún tenían mucho que decir, además de que ya no eran taaan blanditos como en sus inicios (aunque esto siempre había quedado patente en al menos un tema gamberro por disco).

“Kronic Rock” de Krome (2010)krome-kronic-rock
Aún no recuerdo cómo descubrí a esta banda canadiense… Pero fue amor a la primera escucha. De algún modo me topé con su single “Turn It Up” y no dejé de ponerme la dichosa canción durante una buena temporada. Hace poco pude escuchar el disco completo y fue un verdadero subidón oír de nuevo y del tirón ese hard rock pegadizo, fiestero y ochenterísimo y sentirme bien, muy bien, con ganas de comerme el mundo y de cantar bien alto. Además, me encanta su portada.

“Tracy Chapman” de Tracy Chapman (1988) album-cover-tracy-chapman
Puede que parezca una tontería, pero he descubierto recientemente que mi madre ponía continuamente este disco cuando estaba embarazada (en su tripita estaba yo, se entiende). Hace poco encontré el vinilo y me puse a escucharlo y efectivamente – y sin haberme fumando nada -, sentí algo así como familiaridad, como si hubiera estado ahí siempre a pesar de que no lo había escuchado entero desde hacía… Bueno, tal vez no lo había escuchado desde antes de mi alumbramiento. La vida es curiosa y es curioso cómo ciertos sonidos, ciertas canciones en este caso, te hacen sentir arropado, seguro y en el hogar estés donde estés. Es lo que me pasa a mí con este disco, sobre todo con su cara A, perfecta donde las haya (compuesta por la aún vigente “Talkin’ Bout A Revolution”, “Fast Car”, “Across The Lines”, “Behind The Wall” y la preciosa “Baby Can I Hold You”).

“Far” de Regina Spektor (2009)far
Llevo ya unos cuantos meses siendo víctima de una obsesión por esta mujer. Qué voz, qué delicadeza, qué sentimiento… QUÉ CANCIONES. En especial las que componen este disco, “Far”, el que por ahora me parece el más completo de su discografía (aunque mi favorito va variando según el día). Hace tiempo no me habría entrado en la cabeza que una cantante como Regina Spektor pudiera tener un hueco en mi colección de discos, tal vez habría pensado que le faltaba algo de “carácter” para tener ese “gran honor”. Pero tiene carácter y locura dentro de su dulzura. Hay disciplina y perseverancia en su manera de cantar y tocar, tan perfecta. Hay mucha alegría, mucho amor, mucho desengaño, mucha tristeza y mucha rabia en sus letras. La pequeña Regina es muy grande y muy de verdad.

Frank_Iero_Stomachaches_cover“stomachaches” de frnkiero andthe cellabration (2014)
Para mí ha sido sin duda la gran sorpresa, la gran revelación del año pasado. Frank Iero siempre destacó en su anterior banda (My Chemical Romance) por su simpatía, su cercanía y su pasión por lo que hacía, pero nadie había destacado especialmente su talento a la guitarra o su manera de cantar. Creo que Frank nunca ha sido (ni ha buscado ser) un virtuoso, simplemente ha buscado ser feliz haciendo lo que quería y lo ha logrado. Y ahora, cuando todas las miradas están quizás más pendientes de lo que hace el ex-frontman de MCR, es Frank Iero el que para mí ha sacado un verdadero discazo, un trabajo inspirado por una enfermedad estomacal que ha tenido amargado al hombre, que en lugar de quejarse y guardar cama ha preferido desahogarse componiendo un disco directo, ruidoso, punk, oscuro, sucio y muy, muy divertido explotando todos sus recursos. Espero que a pesar de ser algo considerado underground acabe captando la atención que se merece, porque aquí tenemos un proyectazo en potencia.

Descubriendo y redescubriendo 4

“Lunatic” de Kongos (2011)

236799.20120110032509.largeKongos es una banda sudafricana formada por Dylan (voz y bajo), Daniel (guitarra y voz), Jesse (percusión y voz) y Johnny (acordeón, teclados y voz), los cuatro hermanos Kongos. Nos presentan una propuesta de lo más refrescante que se encuentra entre el rock, el country y la música tribal africana, en la que dotan de especial importancia a la base rítmica y a las repeticiones. Muy recomendables, esperamos ir viendo más de ellos. Su primer “Lunatic” nació en 2011, pero ha sido relanzado este año con motivo del éxito que están empezando a conseguir en estaciones extranjeras. Tiene pinta de que van a dar que hablar.

“The Datsuns” de The Datsuns (2002)

datsuns
Discazo de rock enérgico y desenfadado donde los haya, dos adjetivos fáciles de identificar con el bajista y vocalista de la banda, el incombustible Dolf De Borst (ahora también le podréis encontrar en Imperial State Electric). De momento es el álbum que más he escuchado de los neozelandeses y he de decir que no me cansa y que podría pasarme la vida bailando al ritmo de “Lady” o “Harmonic Generator”.

“¿Quién Nos Va A Salvar” de La Maravillosa Orquesta Del Alcohol (2013)portada800(1)

Uno de los mejores discos nacionales de los últimos años, en mi opinión. Estos burgaleses cada vez están sonando con más fuerza y no son pocos los motivos: la originalidad con la que han tratado su instrumentación y estilo, sus letras sencillas pero contundentes, lo duro que están trabajando y esa alegría que te contagian en cada concierto. El disco me va ganando con cada escucha y en directo cada vez me cautivan más. Un gran acierto haberse decantado por su lengua materna después de sus inicios anglosajones (y pocas veces me atrevo a decir esto).

“Hey! Hello!” de Hey! Hello! (2013)a3910608219_10

Aunque ya había oído algo de The Wildhearts no fue hasta hará poco más de un año que empecé a escucharlos más, quizás debido a que me di cuenta de que, en cierto modo, si no sabes un poco sobre Ginger Wildheart es como si no supieras nada. Y es que el tío está en todas partes. Eso sí, en todas las partes donde HAY que estar. Tan querido y admirado es que puede permitirse trabajar en un millón de proyectos a la vez y Hey! Hello! es uno de los últimos, en el que cuenta con la cantante Victoria Liedtke y en el cual saca quizás su faceta más pop pero sin dejar de parir temazos impresionantes como… Cualquier corte, sin más. Discazo.

“No Te R.I.N.D.as” de Lilith (2007)Lilith-No_Te_Rindas-Frontal

Pocos son los grupos con vocalistas femeninas que aguanto, entre otras cosas porque la mayoría están liderados por féminas que parecen tener miedo a desgañitarse sin la técnica adecuada, porque no me transmiten nada o me parecen una imitación de las Runaways (que eran muy buenas, pero “ya están inventadas”) o por el simple motivo de que no dejan de recordarnos eso, que son chicas, que es una banda liderada por una chica o que es un grupo de “rock femenino”. Que siguen habiendo diferencias. Iros a la mierda. El rock es música, no es algo masculino o femenino, no entiende de eso como no entiende de raza ni de política (o en mi opinión no debería de entender de esas cosas sino simplemente ser un medio de expresión y cuanto más no recordemos lo que nos diferencia, menos estamos haciendo porque haya igualdad. No es que no sea feminista, es que paso de las estupideces). Para mí Lilith rompen con todo eso. Agnes Castaño es una gran rockera sobre un escenario, es una música más, no una chica florero que se junta con unos chicos que hacen rock. Demuestra que aquí todos tenemos los mismos huevos u ovarios para hacer lo que nos apasiona. Por esto y por otras cosas éste, su primer disco, causó un gran impacto en mi persona desde la primera escucha. Pura crítica, adrenalina y sobre todo rock en estado puro es lo que encuentro en este disco, en canciones como “No”, “El Banquete” o “Casada”, que ya han dejado una imborrable marca en mí.

Descubriendo y redescubriendo 3

“In Utero” de Nirvana (1993) nirvana-in_utero-frontal

Ya han pasado 20 años desde el lanzamiento de este disco del grupo liderado por el malogrado Kurt Cobain. No sabría decir si ésta es la verdadera obra maestra de Nirvana por mucho que la gente diga del “Nevermind”. Es difícil decir cuál es mejor… Así que mejor no lo decidiremos aquí. Creo que ambos son excelentes discos, aunque “In Utero” necesita probablemente algo más de paciencia que el “Nevermind”. Las canciones son más alternativas, más oscuras y precisan de más escuchas para ser interiorizadas, pero una vez le pillas el punto se convierte en un disco adictivo.

“Lullabies to Paralyze” de Queens Of The Stone Age (2005) QOSTA-Lullabies-to-Paralyze
Queens Of The Stone Age es un grupo que cada vez me va ganando más y este álbum es quizás el principal culpable de esto. Y es que si no fuera por el pegadiz single “Little Sister” quizás nunca hubiera prestado la atención que este grupo se merece. Este disco tiene una chulería, una sensualidad y una sexualidad mezcladas con una oscuridad y una melancolía capaces de enganchar a cualquiera que no busque una escucha plana, sino que busque capas, que cada escucha le descubra algo nuevo y esa sensación de estar en Babia que produce el stoner rock y que estos tíos saben provocar de maravilla.

“American Jet Set” de Kill Hannah (1999)1321802363_kill-hannah-american-jet-set-1999
Yo fui la fundadora del club de fans de este grupo en España. Conseguí que vendieran uno de sus discos en la Fnac. Llevaba un foro y me comunicaba con gente de todo el mundo para apoyar a este grupo de Chicago. Y ya véis con qué resultado: ninguno en absoluto. Pero he de decir que fueron unos años divertidos en los que aprendí bastante y conocí a algunos amigos que siguen siéndolo en la actualidad. Y este grupo me sigue gustando mucho y siguen pareciéndome de lo más originales con su propuesta de rock eletrónico con aires pop. Este “American Jet Set” es de estos discos que escucho sin darme cuenta, porque su escucha se me pasa en un suspiro y además me deja siempre una sensación de felicidad casi infantil, quizás por los recuerdos o tal vez por esa aparente inocencia que desprende la asexuada voz de Mat Devine en esa época previa a sus siguientes discos (“For Never & Ever” (2003), “Until There’s Nothing Left Of Us” (2006) y “Wake Up The Sleepers” (2009)), ya más comerciales y en los que quizás se mostraban más maduros y desencantados a la vez que más accesibles, contemporáneos y limpios.

“Anthems For The Lost Generation” de Love Division (2013)lovedivion
Siempre es un placer hablar de grupos españoles que saben hacer verdadera magia con su música. El último trabajo de Love Division tiene algo muy especial, un no sé qué que quizás te haga preguntarte qué hacías con tu vida antes de escucharles. Suenan fuertes, rápidos, atrevidos y hasta desesperados en algunas de sus piezas y a mí por lo menos me producen una cierta rabia interna de la cual gustosamente me desharía viéndoles en concierto acompañada de amigos y cerveza (he tenido el placer de ir a un concierto suyo y su frenético directo merece muchísimo la pena).

“Back In Black” de AC/DC (1980)acdc-back-in-black
Suena a topicazo. Cualquiera podría hablar de este disco diciendo lo bueno que es y quedar como un entendido sin tener ni pajolera idea. No sé si yo entiendo verdaderamente de rock, de hecho estoy segura de que me queda muchisísisimo por aprender, pero para mí realmente sería un pecado no mencionar este disco y es que creo que pocos discos me alegran tanto los días malos como éste. Por eso, por lo que disfruto escuchándolo y por la capacidad que tiene de enganchar a cualquiera – incluso a la gente que habitualmente no escuchar este tipo de música -, se merece aparecer en esta entrada.

Descubriendo y redescubriendo 2

Voy a seguir en la línea de una entrada que escribí el mes pasado porque no dejo de buscar cosas nuevas que escuchar ni dejo de fascinarme (y a veces tampoco dejo de horrorizarme) por grupos y artistas que ya tengo más que oídos. Allá vamos.

“Tape Deck Heart” de Frank Turner (2013)frank-turner_tape-deck-heart
No he dejado de toparme con el nombre de este músico desde hace unos meses y por fin he decidido matar mi curiosidad. Y qué buena manera de “morir”. Frank Turner es un músico de folk-punk inglés con muchas influencias del post-hardcore y éste, “Tape Deck Heart”, es su último trabajo. Desde el principio engancha para no soltarte con “Recovery“, te arranca una sonrisa y te recuerda lo que significa el punk con “Four Simple Words” y te llega al corazón con “Cowboy Chords“. Me parece un artista de los pies a la cabeza que destila simpatía, cercanía y verdadero amor por las palabras y por la belleza de lo cotidiano.

“Insomniac” de Green Day (1995)greenday_jpg_640x584_q85
Mucho hablan del “Dookie” los puretas, pero aunque pienso que es un gran disco, creo que la referencia más punk de Green Day es “Insomniac”, que fue gestado cuando un joven Billie Joe Armstrong empezaba a sentirse en cierta medida agobiado por las responsabilidades que conllevan el matrimonio y la paternidad y lo que se complican cuando eres el líder de una banda punk y tienes unos hábitos algo cuestionables y tu público más underground te exige que demuestres algo tras pensar que te has vendido. El sonido, las letras y el artwork (la portada se llama “God Told Me To Skin You Alive” y la diseñó Winston Smith, un artista del collage) muestran el lado oscuro de la banda, la mala leche, el agobio, el miedo a conformarse, la ganas de pasar de todo y de todos… Yo lo siento como un gran “¡Que les jodan a todos!”, puro punk directo, primario y sucio por la sangre, el sudor y la cerveza caliente vertidos en los largos viajes por carretera. Este disco siempre ha tenido una especie de efecto catártico en mí cuando tengo días malos y me parece una injusticia que se encuentre entre esos álbumes algo olvidados del grupo.

“Dead Set On Living” de Cancer Bats (2012)20130403-1731-0-dead-set-on-living
Cancer Bats me encantan, me alucinan, me flipan, me entusiasman… Les quiero locamente. Me parecen de lo más auténtico que ha parido la música en los últimos años y su último trabajo me parece de diez, con canciones increíbles (especialmente “RATS“, “Bricks And Mortar“, “Road Sick“, “Old Blood” y “New World Alliance“) con unos riffs alucinantes y un Liam Cormier brillante – ese tío tiene una voz preciosa por muy distorsionada que ésta quede debido al género que interpreta -. Por cierto, no hace mucho ha salido una re-edición deluxe en la cual incluyen versiones que hacen de temas de Black Sabbath en su proyecto tributo Bat Sabbath.

“Final Attraction” de Cinema Bizarre (2007)Final+Attractionkaulitzorg+923b9b732ae2a1f00eb0c438c39c7c
Igual que hablo de discos buenísimos y de bandas buenísimas, a veces hay que hacer un break. En algún momento tenía que salir a la luz mi pasado más oscuro y freak y todos lo sabíamos y lo temíamos. Cinema Bizarre era una joven banda alemana que creo que me conquistó porque pasaba por una edad tonta y porque sí, tenían canciones majas, las cosas como son (de hecho estuvieron a punto de ir a Eurovisión, que no sé si es algo a su favor o no, pero así fue). Este grupo de otakus andróginos maquillados como puertas tocaban una especie de glam más pop que rock, se movían como si de verdad supieran tocar canciones con bastante carga sexual y emo, con la “peculiaridad” de mezclar dos tipos de voces muy distintas (al menos en este disco, ya que después el zagal de la voz grave se marchó). Aunque no es en absoluto un discazo, es verdad que “Final Attraction” tenía algún temilla pegadizo, cosa que según creo no se llegó a repetir con su segundo trabajo “ToyZ” (2009), y para entonces su público había crecido un poco y yo, por ejemplo, ni me molesté en escucharlo. Por cómo hablo de ellos os parecerá que me dan todo el asco… Y es verdad, ahora me dan algo de grima, pero en mi – tenebrosa – adolescencia me encantaron y me compré este disco. El otro día lo encontré entre mi colección y decidí tratar de recordar por qué me gustaban y, aunque tengo una ligera idea, me temo que ese capítulo se cerró hace ya bastante tiempo…

“At Sixes And Sevens” de The Dead Formats (2012)atsixesandsevens
Con esas voces y riffs al más puro estilo The Hives que mezclan con un rollito más suave y reggae a lo The Clash y sus toques rockabillys, esta banda de… ¿Punk? ¿Rock? ¿Rock Alternativo? Sea lo que sea, esta banda tenía que gustarme al menos un poco. Tengo que rayar este álbum mucho más, pero de primeras me ha descubierto un grupo que se merece mi atención, por su sonido, la energía que desprenden, por el hecho de que tienen dos vocalistas – que parecen tener el mismo protagonismo, cosa poco habitual – y por las pintas que me trae el personal.

“Appetite For Destruction” de Guns N’ Roses (1987)cover27
¿Quién no conoce a los Guns N’ Roses y quién no ha escuchado alguna vez este genial disco que contiene algunas de las mejores canciones de la historia sobre la decadencia humana y sí, también sobre el amor más puro y juvenil? Si no lo has hecho, ponte las pilas, porque es el disco entre los discos. Da igual que el hard rock no sea lo tuyo, el “Appetite For Destruction” es un imprescindible y un disco que todo músico que se precie debería escuchar al menos una vez. Es de estos discos que podrías escuchar cuarenta veces al día sin cansarte, con unas melodías increíbles, un Axl Rose que aún no daba vergüenza ajena y además están los solos de guitarra de Slash. Está más que extendido el tópico de que el riff de “Sweet Child O’Mine” es el mejor que se ha hecho, pero sea cierto o no, decidme sinceramente que los que dicen eso no tienen algo de razón. Yo personalmente me quedo con “Welcome To The Jungle“, “Nightrain” y “My Michelle“.

“We Are The Royal” de Royal Republic (2010)We+Are+The+Royal
Éste fue el álbum con el que los suecos Royal Republic se dieron a conocer y esto, señores, es empezar con fuerza. Temazo, tras temazo, tras temazo. Riff brutal, tras riff brutal. Energía, calidad y poca vergüenza en una banda de guapos-guapérrimos y talentosos… En definitiva, el kit completo. Es imposible resistirse y no moverse con este disco de fondo. No es que quiera hacer de menos a su segunda referencia – “Save The Nation” (2012), un discazo también -, pero es que este disco es de 10 y tiene un gancho que pocos consiguen en la actualidad gracias a temas como “President’s Daughter“, “All Because Of You” o “Cry Baby Cry“. ¿Conocéis esa sensación de “Ese riff/esa melodía… ¿Cómo no se me ocurrió a mí antes?“. Creo que cuando sientes algo así, no significa que estés ante algo simple o convencional, es porque estás ante algo realmente bueno, que reinventa algo que ya conoces – en este caso el rock directo y acelerado – de una forma completamente nueva, y es algo que no deja de pasarme cuando escucho este disco. Por cierto, si tenéis oportunidad de verles en directo, no os lo penséis dos veces y pasad de las malas lenguas que dicen que se pasan de teatreros. Ni que ser dramático y extravagante  sobre el escenario fuera malo…

“Pedal To The Metal” de Blessed By A Broken Heart (2008)Pedal To The Metal Cover
Para terminar, vuelvo a mostraros ese lado algo más freak. Blessed By A Broken Heart es de esas bandas que no han alcanzado el éxito que se esperaría, yo creo que debido a sus constantes cambios de formación. No han conseguido ni mantener al cantante Tony Gambino – de los Gambino de toda la mafiosa vida -, al que siempre se vio muy comprometido. Una verdadera lástima, porque es uno de estos grupos que escasean. Que si os digo que hacen metalcore cristiano os quedaréis igual, pero si os digo que añaden glam y electrónica a su sonido, puede que la cosa cambie un poco. Les descubrí cuando lanzaron este álbum que me encanta, “Pedal To The Metal“, en los conciertos que dieron en Madrid con I Am Ghost, Fei Comodo y Devil’s Gift (estos últimos se disolvieron, literalmente, dos días después. Recuerdo que reunían todos los tópicos malos del rock y que la cantante era una Suicide Doll que disfrutaba sobando a las tías del público y que buscaba desesperadamente una tienda de cinturones en Avenida de América). Volviendo al asunto del “Pedal To The Metal”… Disco divertido donde los haya sobre el rock, la juventud y la juerga, banda sonora perfecta para un chulo-playa, ultraefectista, pretencioso y con un entrañable puntillo hortera de los 80 hecho para bailar y hacer pogos. En serio, tiene su aquel, me lo escuché millones de veces aquel año y el siguiente. El grupo, por cierto, sigue adelante con un bajista sacado de “Jóvenes Ocultos”, un teclista que pasó a ser batería, un guitarrista que pasó de ser el chico nuevo a ser el cantante y el melenudo de los solos increíbles que es el único que no se mueve de su puesto por ahora.

 

Descubriendo y redescubriendo

Últimamente he tratado de expandirme musicalmente. Sí, otra vez. Y creo que he hecho algunos avances interesantes, descubriendo y redescubriendo grupos y discos. ¿No os resulta maravilloso escuchar un disco y que os parezca perfecto a la primera escucha? ¿Y no es aún más maravilloso descubrir que un disco que te había pasado más desapercibido en su día ha pasado a tener más sentido para ti? ¿O que encuentras en él algo que no habías notado antes? ¿O simplemente no es maravilloso volver a oír canciones que hacía siglos que no oías? ¿No es maravillosa la música siempre?

 “The Dresden Dolls” de The Dresden Dolls (2001)

The Dresden Dolls

A lo mejor es cosa mía, pero la mayoría de los discos homónimos de los grupos suelen ser los mejores de sus discografías. Aún tengo que escuchar más de este grupo de cabaret punk, pero las cosas como son: este disco me ha enamorado. Me encanta Amanda Palmer, su manera de ver la música, ese extraño orden que existe en el pequeño caos de sus melodías y esas letras que reflejan su visión del mundo y parte del universo interno de las mujeres instrospectivas, sin miedo hacer autocrítica o de reírse de sí mismas. No hay nada de malo en ser uno mismo, con tus sentimientos y miedos, ni hay nada de malo en seguir conservando cierta inocencia y cierta locura. Para mí eso es lo que refleja la música de este dúo de Boston y tener este disco como música de fondo me resulta de lo más liberador y reconfortante.

“Synthetica” de Metric (2012)cover

Ahora doy paso a un disco de pop rock electrónico. Que a mí estas cosas cada vez me dan como más repelús, pero “Synthetica” tiene algo que engancha. Tiene algo muy de los años 90, muy de mi infancia, canciones que me parece haber escuchado antes. Ya sabéis, una extraña familiaridad… ¿La habéis sentido alguna vez? ¿Sabéis a lo que me refiero? Como sea, el caso es que Metric es un grupo que para hacer un estilo que podría resultar muy artificial muestra mucha fuerza y un trasfondo oscurillo y más rockero que la mayoría de las bandas del rollo y quizás por eso me están conquistando poco a poco, pero con buena letra. Recuerdo que la primera vez que lo escuché, cuando salió al mercado, me pareció un poco infumable, pero me alegro de haberle dado una segunda oportunidad.

“Total 13” de Backyard Babies (1998)

Total+13Vale, lo reconozco. Soy una pecadora. Yo que presumo de ser fan de grupos escandinavos y de grupos suecos en especial, tengo delito por no haber empezado a escuchar a los Backyard Babies hasta hace cosa de un año. No es que no supiera de su existencia, pero no me había animado, no sé por qué. El caso es que después de muchos intentos fallidos y debido a cierta insistencia por parte de un amigo, por fin me he puesto las pilas y les voy cogiendo el gusto, en especial a su “Total 13” (el que siempre te dicen que escuches de ellos). Me costó menos digerir el homónimo (que según Wikipedia no gustó a los fans, pero a mí me encanta, llamadme rebelde) y el “Making Enemies Is Good“, pero ese que os he dicho, el “Total 13”, es un disco que aunque me costó algo más asimilarlo (no me preguntéis por qué) ahora lo disfruto más. Ciertamente es un trabajo para tener como referencia si te gusta este estilo y anda que no ayuda a animarse antes de salir de fiesta o de ir a un concierto… Por cierto, el proyecto que tiene ahora Nicke Borg (“Nicke Borg Homeland“) no está nada mal.

“Sgt Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de The Beatles (1967)

Beatles-SgtPepperRecuerdo perfectamente la primera vez que escuché este disco de mis adoradísimos Beatles. Yo tendría unos 15 años y andaba intercambiando discos con una amiga cuyo padre tenía una colección brutal de todos los imprescindibles: Beatles, Rolling Stones, AC/DC, Nirvana… En una ocasión ella me dejó éste y yo a cambio creo que le dejé el “Animales” de Pereza. Gané con el cambio, claramente. No sabéis la pena que me dio tener que devolvérselo pocos días después… El caso es que nunca olvidaré la primera vez que escuché la canción que abre este mítico disco, la garra y el rock que podían llegar a tener los cuatro de Liverpool. Hasta ese momento creo que nunca había encontrado sexy a Paul McCartney (o sea, a su voz) y probablemente a esa edad pocas veces había pensado que un “tío viejo” podía ser sexy. Después de aquello no pude parar y creo que escuché el disco unas 4 veces seguidas aquel día. Siempre me habían gustado los Beatles, pero hasta aquel momento nunca había escuchado un álbum íntegro suyo, sólo recopilatorios de grandes éxitos. Y creo que fue a partir de ahí que decidí empezar a coleccionar discos.

“Fort Atlantic” de Fort Atlantic (2012)

1338396047_fooortgb5Este es el primer disco de este grupo de folk-indie-pop-algo americano que para mi sorpresa no es muy conocido en la onda moderna/hipster (cuando se les pase lo de Munford & Sons e Imagine Dragons irán a por estos, aunque espero que no sea así). Es realmente agradable de escuchar y tienen buen gusto, pero a la vez consigue que te invada una melancolía dura de pelar debido a esa delicadeza con la que parecen tratar cada tema. Pero por favor, no os equivoquéis, no son unos poperos cursis de la muerte como Secondhand Serenade (que me gusta, pero en su medida justa, no sea que me dé un subidón de azúcar). Me falta pegarle unas escuchas más al conjunto, pero ya tengo algunas canciones favoritas como “Let Your Heart Hold Fast” (famosa por aparecer en un memorable capítulo de “Cómo conocí a vuestra madre”) o “My Love Is With You“. Os podéis hacer una idea del rollito que llevan por mis pistas y por los títulos de las canciones, ¿no?

“Sex, Love And Rock’n’Roll” de Social Distortion (2004)

sex-love-and-rock-n-roll-2004Este grupo de punk rock lleva años gustándome, desde que por casualidad vi el vídeo de “I Was Wrong” en 40TV (sí, en 40TV, a mí todavía me cuesta creerlo) y de los discos que he oído (me falta por escuchar un par de su discografía) el “Sex, Love And Rock’n’Roll” es sin duda mi favorito. Y me atrevería a decir que es de mis discos favoritos de siempre. Puedo escuchármelo muchas veces seguidas sin cansarme (de hecho últimamente no paro de hacerlo y no dejo de sufrir por no encontrarlo en formato físico en ninguna tienda) y no le cambiaría absolutamente nada. Empieza a saco, no baja el ritmo, tiene unas melodías preciosas y cuando llega el final empieza a sonar “Angel’s Wings” y te desarma por completo. Para hacer un gran disco no hace falta llenarlo de canciones cebadas y a tope de florituras, la sencillez y la humildad sin embargo suelen ser claves para lograr un disco perfecto como es éste para mí.

“Filthy Empire” de Heaven’s Basement (2013)

FilthyEmpirePara quien me conozca fuera de la red y charle habitualmente conmigo, no es un secreto que estos cuatro ingleses se han convertido en mi pequeña obsesión actual. Ya comenté que les vi en directo teloneando a Black Veil Brides y que se los comieron con patatas fritas. No dudé a la hora de comprarles el disco directamente a ellos y he de decir que es un debut inmejorable. “Filthy Empire” es el primer trabajo de estos chavales y es un no parar de temas redondos, no me salto ni uno. De verdad, muy recomendable, sobre todo si os molan grupos como Hardcore Superstar, Guns N’ Roses, Airbourne…

“A Beautiful Lie” de 30 Seconds To Mars (2005)

A Beautiful LieHacía un par de años que no escuchaba este disco entero y nada más terminar la versión acústica con la que se cierra el CD me cabreé porque en este disco y el anterior (su genial homónimo… ¿Os he dicho cuánto me gustan los discos homónimos?) hacían buena música y no la mierda que hacen ahora. Y ya está.