Dead Silence

4 septiembre, 2012

Dead Silence“, el cuarto trabajo de Billy Talent, no sale a la venta hasta este viernes 7 de septiembre, pero ya está en streaming en la web SoundCloud para que todo el que quiera pueda ir escuchándolo.

Conociendo la trayectoria de la banda muchos nos esperábamos otro típico álbum de Billy Talent con su forma tan personal de tratar ese punk rock de tintes post-hardcore en el que siempre se han movido sin arriesgarse demasiado, pero sin decepcionar a nadie. Pues bien, la cosa ha cambiado. El título del álbum era ya de por sí un preludio de lo que iba a suceder, ya que por primera vez dejaban el “Billy Talent I/II/III” de lado y le daban un nombre que lo iba a sacar de esa consecución de referencias. Le daban un nombre propio que lo iba a distinguir de los demás sin ninguna duda. Y musicalmente también han decidido dar un paso importante y dejar de lado esa fórmula que les ha ido funcionando tan bien en los últimos diez años. La estridencia característica de esta banda sigue estando allí, pero han decidido moverse por otros valles alejados del sonido clásico de los de Toronto (con algunas excepciones) y tirarse a la piscina. Sí, por si mis palabras aún no os han servido de pista suficiente, lo digo alto y claro: Billy Talent se han arriesgado de verdad esta vez. Prefiero no hablar de si habrá polémica o no entre los seguidores de los canadienses (que ya sabemos cómo funciona esto) y me limitaré a expresar mi opinión y opino que por primera vez vamos a necesitar muchas escuchas para asimilar del todo este trabajo, ya que de primeras me he dado cuenta de que hay muchas capas, muchas referencias, muchos estilos mezclados y las dos escuchas de cortesía no serán suficientes esta vez para hacerles justicia. Aún así, voy a tratar de plasmar aquí mis primeras impresiones de “Dead Silence”.

El álbum comienza con “Lonely Road To Absolution“, una especie de obertura al más puro estilo de un musical de Broadway con un cierto regusto burtoniano (como ya hicieran con “The Dead Can’t Testify” en su álbum “III”) a la que sigue “Viking Death March“, la cual ya teníamos más escuchada al haber sido el primer single de esta etapa y en el que está presente lo mejor y más identificativo de la banda: esos bajos con excepcional presencia, las guitarras y las voces chillonas y los coros (¡Esos coros!). “Surprise Surprise” parece un nuevo himno para aquellos jóvenes que cantaban y saltaban con “Red Flag” allá por 2006 y que ahora buscan un nuevo canto a la rebeldía. Aquí tenéis un nuevo tema con el que desgañitaros en los conciertos, pegadizo a más no poder, con un riff guitarrero que me trae a la mente a los también canadienses (y amigos de Billy Talent) Cancer Bats en su “Hail Destroyer” y con un solo de guitarra de Ian D’sa más rockandrollero de lo habitual. Por esa misma línea sigue “Runnin’ Across The Tracks“, aunque la melodía de voz me recuerda por momento a aquellos himnos hairmetaleros de los 80 a lo Def Leppard, hasta que llegamos al estribillo, donde vuelven a ser los Billy Talent de siempre (¿no tiene algo que recuerda a ligeramente “Devil In A Midnight Mass“?). Seguimos con “Love Was Still Around” en la que Ben Kowalewicz se luce como vocalista, aunque pensándolo bien, ¿cuándo no lo hace? Este tema recuerda a los que nos presentaron en “I”, pero con el sonido que parecen haber tomado en este cuarto trabajo, más alejado del hardcore y más cercano al rock o al punk rock. “Stand Up And Run” es uno de esos temas que marcan claramente una diferencia con todo lo anterior. Esa guitarra del principio – que no puedo evitar que me recuerde a la de “Great DJ” de The Ting Tings – ya nos permite saber que no es para nada un tema típico de Billy Talent. La voz de Ben se nos presenta muy ronca en contraste con la dulzura de la canción, la cual tiene muchos detalles que me recuerdan a temas del álbum “Danger Days: The True Lives Of The Fabulous Killjoys” de My Chemical Romance. He de decir que este tema me ha atrapado especialmente. “Crooked Minds“, es un tema algo oscuro en comparación con las demás canciones y su inicio me trae de nuevo a la memoria algunos de los riffs de “I”, como el de “This Is How It Goes” o “Nothing To Lose“. “Man Alive!” me recuerda más al segundo trabajo del grupo, “II” y es otra de las canciones moviditas por excelencia del disco, con un estribillo que claramente invita a que se monten buenos pogos en los conciertos. “Hanging By A Threat” tiene una de las melodías que más me gustan de “Dead Silence”, perdida entre la melosidad y la estridencia y que sin duda llega a conmover al estar tan bien acompañada de la maravillosa guitarra de Ian D’sa, que a veces transmite tanto o más que las palabras. “Cure For The Enemy” es la canción épica y catárquica por excelencia del disco, en la que tanto la voz del cantante principal como los coros se teatralizan más que nunca y brillan por encima de todo. Esta canción realmente emociona y ese arreglo de guitarra durante el puente… Es una maravilla. Después del subidón, la difícil tarea de continuar con el tracklist se la lleva “Don’t Count On The Wicked” y cumple perfectamente su labor con un rompedor riff de introducción. Y a continuación nos encontramos con otra ruptura, ya que “Show Me The Way” tiene poco que ver con lo que la banda ha hecho siempre. Más popera que rockera y dándole un indudable protagonismo al bajista del grupo, Jon Gallant, esta canción podría ser un perfecto homenaje a la música de The Cure, teniendo un gancho similar al que tiene la mítica “Just Like Heaven“. La melancólica “Swallowed Up By The Ocean” se abre con… Espera, ¿qué esto? ¡Un piano! ¡Lo nunca visto en la historia de Billy Talent! Y es una de estas canciones que van nutriéndose y creciendo a medida que va avanzando la canción hasta la gran explosión final. Y al final hemos llegado. El disco se cierra con la canción que le da nombre, “Dead Silence“, con un clarísimo aire de película western (dotado sobre todo por la percusión ejecutada por Aaron Solowoniuk) que quizás podríamos tomarnos como un guiño a esa gran canción que es “Knights Of Cydonia” de Muse. Ésta es otra canción que va creciendo y uniendo todos los elementos hasta convertirse en un broche final perfecto y con aires cinematográficos para un disco que desde mi perspectiva superará las expectativas de muchos y que yo colocaría entre los mejores de este año.

About these ads

2 comentarios to “Dead Silence”

  1. Javier Dice:

    Buen articulo, la verdad “Dead Silence” es un trabajo de exelente calidad, ademas de que Billy Talent es mi banda favorita, y es cierto es algo distinto a lo que hemos escuchando en sus trabajos anteriores, pero ellos saben como hacer que lo nuevo sea increible y que nos deleite mas que nunca.
    Billy Talent, para mi, es la mejor banda.

  2. Iván Dice:

    Muy buena la crítica, la verdad después de Viking death march me quede con ganas de más, y con este album han conseguido que me gusten aún más y con esas letras… Bueno se notan ya sus cuatro albums, van mejorando y creo que cada vez van gustando más a la gente. Esperemos que haya buen ambiente en Madrid el día 19, que despues de dos años ya hay ganas de que toquen aqui!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 144 seguidores

%d personas les gusta esto: